Asimismo, la exposición ‘Future Woods. Earth & Mars’ exploró nuevos caminos y alternativas para este material. El estudio Harquitectes, con una trayectoria de casi veinte años, ha trabajado en muchos proyectos en los que la madera ha tenido diferentes roles, siempre fundamentales, ya fuera como elementos de carpintería o bien de estructura misma de la construcción, sobre todo en obras de rehabilitación.

 

En su intervención, Xavier Ros Majó hizo un recorrido por alguna de estas obras, como el Gimnasio 704, obra de 2008, construido en Barberà del Vallès junto a un centro de educación infantil. Se optó por una construcción con sistemas prefabricados ligeros para reducir el peso del edificio, ya que se alzaba en un solar con condiciones de resistencia del terreno dudosas, al hallarse sobre una antigua riera. Se optó por la madera como material básico de la estructura y cerramiento interior del edificio, al poder gestionarse como sistema estructural industrializado, ligero y ser un material de baja energía incorporada. La estructura se configura a modo de pórticos, separados cada 1,20 metros, con 10 metros de luz. El revestimiento interior con panel de madera microlaminada asume las funciones de arriostrar la estructura, garantizar el nivel de protección al fuego de los pórticos y comportarse como aislamiento térmico

 Entre los edificios construidos por Harquitectes con intervención de la madera se encuentra el del ICTA-ICP, en el campus de la UAB (Universidad Autónoma de Barcelona), un centro de investigación en ciencias ambientales y paleontología. El edificio fue proyectado para dar una respuesta ambiciosa a los retos de sostenibilidad.

Su estructura es de hormigón, que colabora en el confort pasivo del edificio. Una piel exterior bioclimática de bajo coste construida con sistemas industrializados de invernadero envuelven esta estructura. Estos elementos de la envolvente regula la captación solar abriéndose y cerrándose automáticamente, con lo que se mejora la temperatura interior de manera natural.

En el interior se disponen unas cajas de madera bien aisladas, con aberturas de vidrio practicables que acaban de dar las condiciones de confort a los espacios de trabajo. La disposición de estas cajas cambia en cada planta, según las necesidades de los usuarios, dando lugar asimismo a lugares de encuentro y descanso dependiendo de los espacios intersticiales y de las circulaciones.

Otro ejemplo de uso de la madera fue en una casa construida en Vaquerises, en un solar con gran pendiente, con mucha presencia de arbolado y sotobosque. La casa se situó sobre una gran plataforma de roca existente. Se aprovecharon los pequeños rellanos naturales ya existentes para conservar la fisonomía del bosque y no hacer grandes movimientos de tierras.

La casa se construyó con estructura de madera laminada formada por paneles de gran formato para resolver paredes y techos. Con este modelo, toda la estructura trabaja en conjunto, como si de una gran viga se tratase. Este modelo estructural permitió un dimensionado muy eficiente y la posibilidad de hacer grandes vuelos, así como una disminución muy importante de peso, de materia y de energía. Las fachadas son ventiladas y acabadas con madera de conífera del tipo pino de Flandes. Asimismo, los huecos también están resueltos con carpinterías de madera protegidas con postigos practicables.

Un cordial saludo, 

Tu equipo de IPERGOLAS